Si quieres darle un toque de olor y sabor distinto a tu salsa de tomate, te recomendamos el orégano, el laurel y la albahaca. Más allá de que cada uno pueda luego agregar otras a su propio gusto, estas son las hierbas que mejor se mezclan con la salsa.

Es importante destacar que si bien el orégano se lleva bien tanto con la albahaca como con el laurel, éstas dos no se llevan bien entre sí. Así que al momento de cocinar tu salsa de tomate, elige sólo una de éstas, las dos opciones son riquísimas.