Agrega una cucharada sopera por cada dos litros de agua. Este es el punto justo para que no quede ni con poca ni con mucha sal.